¿Qué son los jabones personalizados?

Vas un bautizo, un baby shower o, incluso, una despedida de soltera y te entregan un souvenir o un recuerdito de que ese importante pero divertido evento ocurrió, hay quienes prefieren entregar portarretratos, figuritas de cerámica o almendras (algo, además, rico de comer), otras personas prefieren entregar jabones personalizados.
De alguna manera, es un recuerdo acertado: es práctico, por lo cual no terminará en el cuarto de los trastes, además de que tiene linda forma y despide un rico olor, así que cumple doble función: limpieza personal y decoración. Sabemos que es importante para ti la forma en cómo tratas tu cuerpo al momento de bañarte, es, incluso, una cuestión de salud, es por eso que hoy te daremos algunos tips o recomendaciones para que al momento de regalar jabones personalizados, aquellos a quienes homenajees, se sientan a gusto.
Los jabones personalizados cuentan con una cualidad que no suelen tener los jabones comunes: son artesanales, no industriales, la persona con quien los encargas (o tal vez si te animas incluso a hacerlo tu misma/o) se dedica a preparar la mezcla del jabón según los aromas y contextura que desees que tengan y le da la forma que elegiste.
Los jabones que se producen de manera industrial no son los únicos que existen, si nos ponemos a investigar un poco, podremos encontrarnos con que en un principio, en el origen del jabón, este era un producto prácticamente obtenido de forma directa de la naturaleza, los orígenes más antiguos y concretos que se tienen de su historia es que en el Monte Sapone, en Italia, se acumulaba la grasa de animales que habían muerto, formando una espuma con la cual las personas podían lavar sus prendas de vestir; como el origen de muchas de las cosas que usamos rutinariamente en pleno siglo XXI. El elemento base de la fabricación del jabón es la grasa: sea animal o vegetal, es siempre un compuesto graso.
Es por ello que no es sorprendente que muchas personas se conviertan en pequeños o medianos productores de jabones artesanales, más naturales que los realizados por las grandes industrias porque sus elementos principales suelen ser compuestos como la glicerina o la miel de abejas, que no requieren de conservantes.
Pero los jabones personalizados no tienen que estar únicamente destinados a recuerdo de algún evento, los jabones caseros tal como me comentaba un amigo quiromasajista en Madrid, muchas veces te dejan la piel más suave o más relajada a un menor precio y con más ingredientes naturales que cualquier jabón común o fabricado de manera industrial, por lo cual pudieras tomar la decisión de mandar a fabricar tus jabones con un pequeño o mediano productor artesanal, obteniendo así la mezcla de aromas y pH especializados para tu piel, un jabón personalizado para ese momento sagrado del baño.

Toma estas indicaciones en cuenta, si hay algo mejor que bañarse es poder hacerlo con productos pensados por ti y para ti, sal a caminar por tu barrio y busca a un artesano del jabón para fabricar tus jabones personalizados.

Comentarios